lunes, 9 de junio de 2008

EL HURACAN LLEVA TU NOMBRE, DE JAIME BAYLY



Éste es una época de elecciones extraordinarias, parece ser. Libros otrora ignorados pasan a ser objeto de devota lectura, no sé por qué. Puede ser que la madurez venza los prejuicios, aunque es una hipótesis improbable (la gente no cambia, se deforma). Pero aquí estoy, haciendo un racconto mental de los ejemplares fagocitados en los últimos ocho meses, y el resultado es sorprendente. De los últimos nueve libros leídos, seis pertenecen a autores que esquivaba, y quienes no me generaban la menor curiosidad. En general me guiaba por la crítica especializada, la que no suele tener en cuenta a gente como: Stephen King, Anne Rice, P.D. James, Carlos Castaneda, y el último, que hoy nos ocupa: Jaime Bayly. Los cinco comparten, a pesar de la infinita dimensión que los separa, el éxito de ventas, y el tratamiento hosco de los intelectuales (actitud que yo copiaba). Debo admitir que ya no, he atravesado esa invisible pared que me obligaba a subestimarlos, y he descubierto buenos narradores, entretenidos, quizás demasiado sencillos a veces, lo que no siempre es negativo.

El huracan lleva tu nombre es una novela de Jaime Bayly, basada en su propia historia. En ella, un joven presentador de T.V., Gabriel, que mantiene una relación oculta con un hombre, Sebastian, se enamora de la primera novia de éste último, Sofia, y parte con ella hacia Estados Unidos, para escribir una novela. El primer tercio de la historia es muy entretenido, ágil, e irónico, en el cual el autor critica al mundo que lo rodea, a su familia, y a sí mismo. Está muy bien reflejada la ambigüedad de sentimientos de Gabriel, que se siente gay con Sebastian, y hombre con Sofia. Pero lo que parece ser pura confusión sexual, va dejando ver, la propia naturaleza individualista del protagonista, que no importa donde éste, siempre querrá estar en otra parte.

Pero ese interesante punto de partida, se desmorona en el largo de la novela, que se torna un poco aburrida, y esa sensación se mantiene hasta un final bastante decepcionante. Igualmente, algunas de sus ideas y frases ameritan otro intento, veremos cuando. Además, es el ahijado artístico de Vargas Llosa, lo que merece mis respetos.

3 comentarios:

Jocelyn Dunstan dijo...

A mi no me parecio que se tornara aburrido despues del primer tercio... A mi me entretuvo mucho... es más, yo tenia reticencias de leerlo porque sentía que era demasiado autobiográfico, no sabía si quería leer un libro sobre las peripecias de este personaje... pero me fue cautivando... me encanto la forma en que Bayly se autocritica, como es que habla mal de todo el mundo y de el mismo... como uno termina comprendiendo lo inseguro que es... no se... a mi me gusto mucho... entretuvo mis noches solitarias de una manera que no puede hacer Bolaño en este minuto...

Jocelyn

Gina San Andres dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gina San Andres dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.