miércoles, 8 de octubre de 2008

MUJER BONITA




"Bienvenidos a Hollywood! Cuál es tu sueño? Todos vienen aquí; esto es Hollywood, tierra de sueños. Algunos sueños se hacen realidad, otros no; pero sigan soñando; esto es Hollywood, siempre hay tiempo para soñar, así que sigan soñando" (últimas líneas)


Un estreno!! No, pero bueno, un clásico hollywoodense, que sirvió de molde para todas las comedias románticas que vinieron a continuación. Sin la agudeza de los diálogos de Cuando Harry conoció a Sally, pero más glamorosa e increíble. Una versión moderna de cenicienta.


La película le debe mucho a Julia Roberts, que le otorgó una frescura a su personaje triste, y oscuro en un punto. Le tocó en suerte la prostituta más inocente del mundo, ya sea real o ficticio. Creo que hasta Campanita tiene más cinismo. Y las pocas luces para la actuación de Richard Gere, nunca estuvieron más acordes a un personaje de gestos parcos.


El argumento: Un multimillonario apático se cruza con una prostituta de Hollywood Boulevard y termina contratándola por una semana como "dama de compañía". Obviamente, durante la convivencia, se descubrirá que el millonario no es tan parco, y la prostituta no tan prostituta. Reminicencias de Mi bella dama? Puede ser, nada se copia, todo se recicla.
Ya que le había visto muchísimas veces, aproveché esta ocasión para disfrutar de los detalles: Los personajes secundarios como el ascensorista, y Kit, interpretada por Laura San Giacomo y el odioso abogado interpretado por Jason Alexander, antes de su consagratorio George Constanza de Seinfield.

Julia se llevó un Globo de oro, y una nominación al Oscar (y por qué no, una carrera sinuosa intentando repetir muchas veces la magia de este personaje). El Director, Garry Marshall, al año siguiente nos ofreció un gran drama romántico, Frankie and Johnny. Lamentable la reunión del trío nueve años después fue el desastre Novia Fugitiva.

Curiosidades: El cuerpo del afiche no es el de Julia. La escena del collar fue improvisada por Gere, así que la reacción de Julia es natural. Las carcajadas durante Yo quiero a Lucy, fueron producidas por el Director Garry Marshall mediante cosquillas en los pies. La escena en la que Gere toca el piano es real, y esa melodía está compuesta por él.